¿Sugar qué?

¿Tienes una taza de azúcar? Es lo que le pedías a tu vecino de enfrente cuando estabas haciendo un pastel y te faltaba dicho ingrediente. Hoy en día, el apoyo entre vecinos ya no es tan fácil, sobre todo en la ciudad, la gente ya casi no se conoce entre sí, y mucho menos intercambian información ni se apoyan mutuamente.

Hay muebles, artículos o ropa usados que en lugar de ser tirados pudieran ser aprovechados por un vecino que la necesite. Sin embargo, el vecino de al lado no sabe que ya no necesito mi lámpara, el vecino de enfrente no sabe que podría ayudarle con la compra.

Razón suficiente para crear Sugar Cup. Una plataforma que permite una mejor y más fácil conexión entre vecinos.

¡Bienvenido a tu barrio digital!

¡Bienvenido a Sugar Cup!

Soy Martha, mexicana y vivo en Suiza desde 2012. La idea de Sugar Cup nació en 2021 por la motivación de regalar las cosas de mis hijos.

Cosas que ya no necesitaba pero que quería regalar a alguien que viviera cerca de mí, para que también pudiera conocer a alguien nuevo en mi zona.

Pero, ¿cómo sé quién necesita mis cosas cerca? Así nació la idea de una plataforma en línea en la que puedes intercambiar con tus vecinos. El nombre de Sugar Cup viene de la idea mexicana de ir a casa del vecino y pedirle azúcar cuando se te acaba en casa.

Es una metáfora para preguntar a tus vecinos y ayudarles cuando lo necesiten.

Soy Roy, nacido y criado en Zúrich. Siempre me interesan las nuevas ideas, sobre todo cuando se trata de realizarlas. Cuando Martha me habló de Sugar Cup, lo tuve claro: es exactamente el tipo de cosa que quiero ayudar a crear. Pasé varias noches (y fines de semana) desarrollando el concepto técnico y finalmente implementé la plataforma. Me hace feliz cada día ver cómo se utiliza activamente la plataforma, la mayor recompensa por toda la privación de sueño.Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Ich bin Roy, in Zürich geboren und aufgewachsen. Ich interessiere mich immer für neue Ideen, vor allem wenn es um das Realisieren deren geht. Also Martha mir von Sugar Cup erzählte, war es für mich klar – genau so etwas möchte ich mitgestalten. Mehrere Nächtelang (und Wochenende) entwickelte ich das technische Konzept und setzte schlussendlich die Plattform um. Es freut mich jeden Tag zu sehen, wie aktiv die Plattform verwendet wird – die grösste Belohnung für all den Schlafmangel